jueves, 24 de noviembre de 2011

Columna Nuestra BIOSFERA: La Reserva de “La Pera”


Nuestra Biosfera

Por Carlos A. Jiménez Vázquez

La Reserva de “La Pera”

Siempre ha estado ahí…, hoy recién redescubierta, con remanentes de lo que antes fue… una muestra de la inspiración de la Naturaleza…

Pero También hoy en día una muestra de la Sinrazón y la estupidez humana.

Es el área natural conocida como La Reserva de La Pera”, en el Municipio de Berriozábal, Chiapas.

Enclavada en más de siete mil hectáreas, la reserva de La Pera, decretada así hace más de cuatro décadas a nivel estatal, se erige para sorpresa de muchos como una de las pocas muy pocas “Fabricas naturales de agua”…

Si… la recarga de acuíferos gracias a las particulares características de sus ecosistemas, de su vegetación hace posible que el vital líquido fluya, nutra los pequeños arroyos, los afluentes que dan vida a la cuenca del río Sabinal.

Ocupa más del 40% de la superficie total del Municipio de Berriozabal.

A escasos 30 minutos de Tuxtla Gutiérrez, el paisaje cambia, cambia para dar vida a lo que otrora fue un rebozante Bosque mesófilo de Montaña, en pocas palabras: un Bosque de Niebla, hogar de trogónidos, hogar de quetzales y miles de especies animales y vegetales.

Hoy, La Reserva de la Pera presenta dramáticamente las huellas de los efectos de las acciones del ser Humano entre ellas, una fragmentación del hábitat, donde biólogos de aseguran pudiera ser irreversible.

El avance de la frontera agrícola, el avance de los asentamientos poblacionales sin ningún tipo de ordenamiento han impactado seriamente los frágiles ecosistemas que constituyen “La Pera”.

Hoy la “Reserva de la Pera” se erige como un área estratégica para la conservación.

Y es que ante la dramática perdida de cobertura vegetal que se presenta anualmente en el estado de Chiapas, y de no proteger este reducto, la escasez de agua a mediano plazo será un serio, muy serio problema que afectará a los municipios que componen
la “Cuenca del Río Sabinal” entre ellos, San Fernando, Berriozabal y la propia ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Pero aún más allá, la venta ilegal de terrenos ejidales, amenazan la estabilidad del ecosistema, desde el ejido Vistahermosa, la vista domina el Valle, un paisaje fragmentado, donde edificaciones de nuevos fraccionamientos, de áreas recién “desmontadas” donde árboles de decenas de años sencillamente desaparecieron para darle cabida al potrero y al ganado….

El saqueo indiscriminado de orquídeas y bromelias aunado a la extracción de leña, representan un serio, muy serio problema para la conservación del hábitat.

La estrategia a seguir a mediano plazo, de acuerdo a especialistas de la UNICACH y la CONANP, es conformar un corredor biológico que permita la conectividad entre el Parque Nacional del Cañón del Sumidero, pasando por Villa de Allende en San Fernando, La reserva de “La Pera” y la reserva de la biosfera “El Ocote”… Un ambicioso proyecto…

De consolidarse, representaría una verdadera oportunidad y parteaguas para la conservación, un punto a favor en la política ambiental.

Hay que recordar, que Chiapas ocupa el segundo lugar a nivel nacional como estado Megadiverso…El problema, radica en que los seres humanos solo dan importancia a las cosas cuando se dan cuenta de que existen… no antes y no después…

Y pareciera que en Chiapas, muchos no se dan cuenta de lo que tienen…

“Elige sólo una maestra: la naturaleza”.

(Rembrandt).

biosfera10@hotmail.com

www.biosfera10.org